martes, 11 de agosto de 2009

LAS OPCIONES

Navegando en Internet se puede encontrar dos variantes para el tratamiento de la esclerosis múltiple, el ortodoxo y el alternativo.
Personalmente descarté de plano el ortodoxo porque he visto que absolutamente todos aquellos que adoptaron este tratamiento empeoraron, incluso he visto que quienes lo abandonaron mejoraron.
Francamente no entiendo cómo algunos médicos pueden estar tan ciegos para no comprender que si el tratamiento hace que los pacientes se sientan peor y además no cura, no sirve.
El tratamiento alternativo consiste en medicina natural, buena alimentación, deporte moderado y si de esta manera tampoco se garantiza la cura, por lo menos mal no hace, de eso no cabe duda.
Yo soy una persona muy escéptica y desconfiada, cuando leo escucho o veo un testimonio acerca de alguien que dice tener la solución, lo primero que pienso es ¿qué me quiere vender? y lamentablemente siempre encuentro la respuesta a mi pregunta, lo que confirma mi suposición.
Sin embargo no dudo que quienes tratan de vender una solución alternativa estén bien intencionados, como tampoco dudo de las buenas intenciones de la medicina ortodoxa.
Por eso edito este blog, donde difundo mis elecciones y no trato ni de convencer ni de vender nada a nadie. Porque quienes me ayudaron a decidir qué tratamiento elegir, no me quisieron vender nada y así quiero retribuir el favor.
Gracias a quienes saben que es mejor dar que recibir.


VIDEO SOBRE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE

2 comentarios:

Anónimo dijo...

e ha resultado muy positivo mirar este Blog, opino lo mismo sobre los tratamientos oficiales. Me han propuesto el uso de Copaxone, no puedo ni dormir por ello, prefiero hacer rehabilitación, yoga, alimentación, intento ser positiva. Me llama la tención que quien me ve andar diferente y en general mchos conocidos tienden a alejarse, opino que no saben como actuar. Asi somos los humanos, Tiene que ser todo perfecto? No estamos preparados para estassituaciones y la mejor salida es alejarse ante lo desconocido. FRAN

Emma dijo...

A mi también me miran raro, pero antes ni me miraban y hay mucha gente que me ayuda ¡muchísima! y siento que tengo derecho a pretender que se me trate bien que antes no tenía.
así que, en definitiva, y por raro que suene, estoy mejor ahora que antes!