miércoles, 14 de octubre de 2009

El malabarismo mejora el cerebro




Es curioso, me he pasado la vida haciendo malabarismos, con el dinero, con el tiempo, con las palabras, con los recuerdos, con las ideas… pero jamás se me ocurrió hacer malabarismos con tres limones por ejemplo, en realidad no he llegado a revolear más de dos pelotitas de tenis, y siempre terminaban en el suelo.
Ahora llega ante mis ojos este artículo que transcribo completo mientras sigo haciendo malabarismos con los minutos, con las cosas pendientes…

El malabarismo mejora el cerebro
BBC Ciencia
Las tareas complejas, como los juegos de malabares, producen cambios importantes en la estructura del cerebro, según una nueva investigación llevada a cabo en Reino Unido.

El estudio encontró una mejora en la materia blanca de los malabaristas.
Los científicos de la Universidad de Oxford -que publican su investigación en Nature Neuroscinece encontraron un aumento de 5% en la materia blanca cerebral.
La materia blanca es una parte del cerebro formada por fibras nerviosas que contienen mielina, la sustancia que permite transmitir más rápido los impulsos nerviosos.
Los investigadores esperan que estos resultados ayuden a desarrollar tratamientos para enfermedades como la esclerosis múltiple, en las que los conductos del sistema nervioso central se degeneran.
"Tendemos a pensar que nuestro cerebro se vuelve estático, o incluso comienza a degenerarse cuando llegamos a la adultez" afirma la doctora Heidi Johansen-Berg, quien dirigió el estudio en el Departamento de Neurología Clínica de la Universidad de Oxford.
"De hecho, descubrimos que la estructura del cerebro puede cambiar. Demostramos que es posible que el cerebro acondicione su propio sistema de conexiones neuronales para operar de manera más eficiente" afirma.

Vías y confluencias
La materia blanca del cerebro contiene grupos de fibras largas que transmiten impulsos eléctricos de una neurona a otra.
Se trata de una red enorme y densa de vías y confluencias.
Estudios previos han demostrado que el aprendizaje y práctica de nuevas habilidades, como los juegos de malabarismo, que utilizan la parte visual motora del cerebro, pueden conducir a cambios en la materia gris, donde ocurre el procesamiento y la computación cerebral.
Pero no se sabía si estas prácticas podrían también tener un impacto en la materia blanca.
En el nuevo estudio, los científicos utilizaron un método llamado imágenes de resonancia magnética de difusión (RMD), que puede medir el movimiento de las moléculas de agua en el tejido cerebral, para ver si los malabarismos podrían cambiar la materia blanca del cerebro.
Los individuos que participaron en el estudio fueron entrenados durante seis semanas y sometidos a escáneres cerebrales antes y después del experimento.
Los participantes, 24 adultos jóvenes sanos, ninguno de los cuales podía hacer malabarismo, fueron divididos en dos grupos.
Uno de los grupos recibió sesiones de entrenamiento semanas en el arte del malabarismo durante seis semanas y se le pidió que practicara durante 30 minutos cada día.
El otro grupo siguió su vida normal.
Después del entrenamiento, los 12 malabaristas fueron capaces de realizar al menos dos ciclos continuos de la clásica cascada de tres pelotas.
Ambos grupos fueron sometidos a escáneres de RMD antes y después del entrenamiento.
A las seis semanas, se encontró en el cerebro de los malabaristas un aumento de 5% en la materia blanca de la sección posterior del cerebro llamada sulcus intraparietal
Cambiante
Se ha demostrado que esta área contiene nervios que reaccionan cuando alcanzamos o asimos objetos que están dentro de nuestra visión periférica.

Ya se ha demostrado que el entrenamiento mejora la materia gris del cerebro.
Los investigadores encontraron una gran variación en la capacidad de los voluntarios para hacer malabarismos, pero todos mostraron cambios en la materia blanca.
El equipo de Oxford afirma que esto quizás se debe al tiempo que pasaron entrenando o practicando, y no al nivel de habilidad lograda.
Según la doctora Johansen-Berg "las imágenes de resonancia magnética son una forma indirecta de medir la estructura del cerebro así que no podemos estar seguros de qué es lo que está cambiando exactamente cuando esta gente aprende".
"Futuras investigaciones deben mostrar si estos resultados reflejan cambios en la forma o número de fibras nerviosas, o crecimiento en la capa aislante de mielina que rodea a las fibras".
"Por supuesto, esto no significa que todos debemos empezar a hacer malabarismo para mejor nuestro cerebro".
"Elegimos esta tarea puramente como una práctica compleja que conduce a que la gente aprenda nuevas habilidades". afirma la científica.
Los investigadores afirman que este trabajo puede tener aplicaciones clínicas pero en un futuro lejano.
Por su parte, la profesora Cathy Price del Centro de Neuroimágenes Wellcome Trust afirma que "es muy emocionante ver evidencia de que el entrenamiento puede cambiar las conexiones de la materia blanca humana".
"Este estudio apoya otros trabajos que ya han demostrado que la materia gris cambia con el entrenamiento y nos alienta a llevar a cabo más investigaciones para entender los mecanismos celulares que subyacen a estos efectos", dice la científica.

4 comentarios:

zulú dijo...

Cuando era pequeña mi abuela intentó enseñarme malabares pero para mí fue una experiencia frustrante: lo intenté una y otra vez y nunca lo conseguí.
Creo que tendré que buscar otra cosa :(

Cassiopeia dijo...

Emma, zulu: sigamos haciendo nuestros propios malabares con el nivel de dificultad que podamos y celebremos con una limonada!

Hay quien hace malabares para sobrevivir.

Besos a las dos!

Sombra dijo...

Ema , creo que hay que tener cuidado cuando se recomienda algo. ¿Vos probaste la apicultura en EM? Lo digo porque conozco casos en que fue una experiencia traumática , así es que es muy delicado este tema.
Te dejo un abrazo

Emma dijo...

Gracias por los comentarios.
Quedo dejar aclarado que yo no recomiendo nada y que el único tratamiento que tengo es: 3mg diarios de LDN recetada por mi neurólogo.
En el margen derecho del blog están mis opiniones.
Emma