miércoles, 9 de marzo de 2011

El Dr. Zamboni y su cura para la Esclerosis Múltiple.




“CCSVI” es la cuestionada teoría desarrollada por el Dr. Zamboni que da una “nueva luz” sobre la Esclerosis Múltiple (EM). En poco más de dos años, “CCSVI” es la sigla más discutida en cada foro online, chat, o grupo de Facebook dedicado a la EM.
La insuficiencia venosa cerebro espinal crónica – CCSVI por sus siglas en inglés – es una teoría maravillosamente simple: los síntomas de la EM estarían explicados por un estrechamiento de las venas que drenan el cerebro, produciendo una acumulación de líquido y metales. ¿El tratamiento? También aparentemente sencillo, mediante una angioplastía con balón. Y los resultados preliminares fueron asombrosos: entre el grupo de pacientes que se beneficiaron primero por esta práctica, la técnica empezó a llamarse “terapia de la liberación”. Éstos empezaron a contar su experiencia a través de Youtube, donde los videos suman cientos de miles de reproducciones, en varios idiomas. De pronto, una luz de esperanza brillaba en las vidas de las millones de personas directa o indirectamente afectados por la EM.
Los neurólogos rechinan los dientes y tienen que morderse la lengua antes de contestar las infatigables preguntas de cada uno de sus pacientes con EM, que han pasado horas y horas viendo los testimonios de pacientes “liberados” en la web, o leyendo los primero reportajes que calificaron al tratamiento de Zamboni como una cura milagrosa. ¿A quién le van a creer más? ¿A un frío turro de papers o al emocionado relato de una persona con el mismo problema que yo? ¿A un médico que me habla con tecnicismos que no entiendo, o a un amigo en Facebook que día tras día postea nueva información, accesible, cercana, sobre esta nueva esperanza? Si eres un profesional de salud y estás leyendo esto, aguanta la sorna por un segundo antes de contestar, e intenta ponerte en el lugar del paciente que sufre hace años una enfermedad incurable. El mejor y más completo recurso online sobre la hipótesis venosa de la EM lo mantiene un grupo de pacientes anónimos, no una institución de salud.
El problema se hace más complejo por la misma enfermedad, aún impermeable a una teoría explicativa: la EM es diagnosticada mediante parámetros clínicos subjetivos, ya que no hay una prueba diagnóstica específica. Los hallazgos radiológicos no son omnipresentes, y la naturaleza transitoria de la enfermedad hace que sea difícil sistematizar estos signos imagenológicos. Además, la remisión espontánea es frecuente – esto hace que muchos pacientes, sometidos a remedios alternativos o de eficacia no demostrada, atribuyan su mejoría a dicho tratamiento.
http://matasanos.org/2011/03/08/el-dr-zamboni-y-su-cura-para-la-esclerosis-multiple-parte-12/

http://matasanos.org/2011/03/08/el-dr-zamboni-y-su-cura-para-la-esclerosis-multiple-parte-22/

No hay comentarios: