lunes, 9 de mayo de 2011

AUTOENGAÑO





Nicolas Gelosi
AUTOENGAÑO

Hagamos un “Como Si”:

Supónganse que ustedes son odontólogos y descubrieron la cura definitiva, la solución al problema de las caries; inyectándose el medicamento solo UNA VEZ desaparecen las caries y nunca más vuelven a manifestarse.
Este descubrimiento, si bien solucionaría el problema de las caries a nivel mundial, también produciría el cese de las visitas al odontólogo, las prescripciones de medicamentos para CONTROLAR la aparición de caries (Pasta dentífrica, enjuague bucal, cepillos de dientes sofisticados, cremas dentales, etc, etc, etc), y por ende este hallazgo innovador, afectaría la economía de los grandes laboratorios y corporaciones multinacionales.
Ahora bien:
¿Ustedes sacarían al mercado el descubrimiento sabiendo que es perjudicial para su economía personal y para todo el patrimonio del campo de la odontología?

Piénsenlo…

El objetivo de esta reflexión es que las personas que padecen E.M no se queden en un estado pasivo ESPERANDO la cura.
Tenemos que asumir una actitud proactiva frente a la enfermedad..Lo que les quiero dejar bien en claro, a las personas que conviven con E.M, es que la medicina contribuye en un 50% en mejorar nuestra calidad de vida, ya sea con inyecciones para detener el proceso de desmielinizaciòn, con medicación para las distintas manifestaciones sintomáticas que nos produce la enfermedad, aporta paliativos para subsanar nuestros brotes (recaídas)¿y nuestro componente psicológico?, ¿y el otro 50%?.
La otra mitad del tratamiento la tenemos que aportar nosotros mismos, tenemos que involucrarnos proactivamente en el manejo de la enfermedad, en querer mejorar nuestra calidad de vida; no esperar, de brazos cruzados, que el médico (al cual se le atribuye un poder divino), que la ciencia, Dios, o algún ser sobrenatural nos repare nuestra “Maquina biológica”; lo que les quiero decir es, y acá ubico el componente psicológico, que está en nosotros la decisión, la disposición, la actitud para estar mejor; no existe una inyección o una medicación para nuestros pensamientos, sentimientos, actitudes. Tenemos que Involucrarnos más activamente en nuestro tratamiento; de esta forma, implicarnos nos ayudará a manejar mejor la enfermedad y a fortalecernos. Les pongo un ejemplo: “El proceso de adelgazamiento”: tener un peso óptimo implica involucrarse: supone realizar actividad física sistemáticamente, comer comida saludable y de forma moderada, abstenerse a las tentaciones híper calóricas; implica tiempo, esfuerzo, perseverancia, paciencia; es todo un compromiso!!!. Yo no conozco a nadie que haya descendido de peso gracias a las pastillas del doctor “Anne” (Reduce fat fast) , o al poder “milagroso” de alguna hierba que publicitan por televisión: ¿ustedes?...
Obviamente, querer bajar de peso no es lo mismo que convivir con Esclerosis Múltiple, pero el factor común para conseguir ambos objetivos, por eso cite la analogía, es el mismo” : El compromiso; la disposición para involucrarse con lo que se quiere lograr (en un caso tener la panza plana, en el otro mejorar la calidad de vida).
Ahora bien, lo que les quise transmitir (perdón la redundancia) es que está en nosotros elegir: podemos quedarnos en un estado pasivo, maldiciendo, renegando con nuestra fortuna, esperando la cura; o bien adoptar una actitud proactiva, positiva que nos involucre en el deseo de mejorar nuestra calidad de vida. Si se opta por este último camino, el del esfuerzo, la perseverancia, la paciencia, se consiguen mejoras sustanciales (lo garantiza el joven de la foto).
Saludos para todos, un abrazo afectuoso, y no se olviden que tenemos la capacidad de elegir que camino tomar…



Saludos cordiales

PD: No es una reflexión negativa, sino REALISTA!!!

No hay comentarios: