martes, 5 de julio de 2011

Las víctimas de la EM




(médicos, enfermeros, científicos de buena fe y pacientes)
Me solidarizo con las víctimas porque soy una víctima más. Una secta de locos masoquistas que se autoflagelan con el usufructo de perversos mercaderes que lucran con su locura.(tanto los pacientes que se inyectan un medicamento con múltiples efectos secundarios que no detiene el avance de la enfermedad, como los profesionales que inútilmente buscan aliviar a sus pacientes)
Si me hubieran diagnosticado a los 18 años quizá me hubieran arruinado la vida, si me hubieran diagnosticado a los 25 no hubieran evitado que mi primer bebé nazca muerto por hipoxia porque los especialistas en EM no reconocen la circulación sanguínea como parte del problema, por suerte recién me diagnosticaron a los 49 años así que pronto olvidaré el mal trago y mi paso por el consultorio de neurólogos (especialistas en no solucionar nada y llenarnos la cabeza con “no se sabe” “no se puede” “no se cura”…)

No hay comentarios: