martes, 18 de octubre de 2011

Grandes errores en la medicina.



El investigador celular de prestigio Bruce H. Lipton, asegura que las creencias modelan nuestra salud.

Como biólogo, lleva décadas estudiando las células y ha llegado a la conclusión de que los genes no son la clave de la vida, como asegura la élite científica.

Según las teorías genéticas que conocemos, nosotros no elegimos nuestros genes. Si no nos gustan nuestras características, no podemos cambiar nuestros genes. Por tanto, si los genes controlan la vida, nosotros carecemos de ese control y entonces somos unas víctimas.

Son las empresas farmacéuticas las que dicen que van a curarnos y pagamos mucho dinero para ello. Y es verdad que la medicina hace milagros, pero sólo en traumatología, porque si tengo un accidente, me hace falta otro corazón, me he roto una pierna, es ahí donde es efectiva la medicina.

Si preguntas a un médico cómo funciona la enfermedad, no lo sabe. Conoce la práctica, pero no tiene respuestas.

Los medicamentos pueden ser más peligrosos de lo que creemos

Nos dan medicamentos para la enfermedad, pero esto causa muchos problemas en el cuerpo porque esta medicina basada en la farmacología no entiende cómo está interrelacionada toda la bioquímica del organismo. Simplemente, meten la sustancia química en el cuerpo, pero las relaciones dentro del organismo humano son muy complejas. Cuando tomo una pastilla química y la introduzco en mi cuerpo, no sólo afecta aquel lugar donde tengo el problema, sino que afecta a muchas otras cosas a la vez. Son los llamados “efectos secundarios”. Pero, en realidad, no son secundarios sino directos.

Hay dos grandes errores en la medicina. El primero es que creen que los genes controlan la vida. Es el entorno el que la controla. Los humanos somos una comunidad de 50 trillones de células, por tanto, la célula es el ser viviente y la persona es una comunidad.

El entorno celular para nosotros es la sangre, por ello la composición de la sangre cambia el destino de la célula.

Si cambias a la persona de entorno, sin medicamentos, el cerebro cambia la química. El cerebro de la célula y el de la persona leen y entienden el entorno.

El segundo es ignorar que la mente interpreta. Puede suceder que estemos en un entorno muy sano, pero si la mente lo lee como un entorno negativo o malo, crea una química que hará al cuerpo enfermar.

La diferencia entre la célula y el ser humano es que este tiene una mente que hace una interpretación y la célula lee el entorno directamente.

Pero los científicos desprecian el poder de la mente para sanar.

¿Eres consciente de que hay más de una manera de hacer energía sin tener que depender del petróleo? Pero seguimos dependiendo del petróleo porque no interesa el cambio a los que controlan la energía. Lo mismo pasa con las empresas farmacéuticas. Venden fármacos y no quieren que sanes sin comprar sus fármacos.

La medicina está basada en la física de Newton. No reconoce la energía, esa parte invisible, las señales electromagnéticas.

A principios del siglo XX, apareció la física cuántica que dice que todo es energía, lo que podemos ver y también lo invisible. La ciencia más reciente indica que el cuerpo responde a la física cuántica, no a la newtoniania. La medicina quiere cambiar la química del organismo con drogas y la nueva medicina dice que hay que cambiar la energía. Esta nueva medicina, la cuántica, es mucho más poderosa, porque responde primero al campo energético que al físico.

Los pensamientos también son energía.

La mente es energía. Cuando piensas, transmites energía, y los pensamientos son más poderosos que la química. Así que esto es peor para las empresas farmacéuticas porque no lo pueden vender. Por tanto, no les interesa una conexión entre la mente y el cuerpo. Es cierto que las propias creencias se convierten en un campo energético, una transmisión, y esta se transforma en una señal que es capaz de cambiar el organismo. Así es como funcionaba la sanación antes del desarrollo de la medicina. La medicina lo conoce, pero no habla de ello porque no lo puede vender.

1 comentario:

luar dijo...

es correcta tu.interpretación