viernes, 3 de febrero de 2012

EM: diagnóstico tramposo (un simple problema de circulación sanguínea)


Para empezar, tengo que olvidarme del diagnóstico EM, que siempre me pareció dudoso: “no se sabe, no se cura, inyectate esta carísima porquería que figura en el protocolo; vas a terminar en una silla de ruedas (y yo me voy a llenar de guita)”

Como no creí en un diagnóstico tan poco serio (aunque me lo dio un neurólogo que se creía muy importante) no seguí sus indicaciones y empecé a buscar soluciones alternativas a la falta de equilibrio que nadie acertaba a diagnosticarme. Así llegué a hacerne un eco doppler de mis venas del cuello y me fui con un diagnóstico de insuficiencia venosa, mucho más creíble de acuerdo a mi historia que la hipótesis “autoinmune”.

Desde entonces estoy solucionando mi mala circulación de la manera más natural posible y cada día estoy mejor.

Entonces: lo que tengo es un problema de circulación sanguínea.
(Por supuesto esto aplica solamente a mi persona, no pretendo dar una solución a todos los diagnosticados con EM)

No hay comentarios: