martes, 24 de abril de 2012

Efecto nocebo



“Se denomina efecto nocebo al empeoramiento de los síntomas o signos de una enfermedad por la expectativa, consciente o no, de efectos negativos de una medida terapéutica. Podría decirse que es la versión opuesta del efecto placebo, o más precisamente, el aspecto negativo del mismo. “

Podría afirmar que consultar un neurólogo que me envió a hacerme una resonancia magnética de mi cerebro y otros estudios fue lo que desencadenó en mi vida el efecto nocebo:

1º yo no quería hacerme la RM porque era excesivamente costosa y aunque me la pagara mi familia, me parecía un gasto innecesario.

Cuando me fui a hacer la RM, no tenía dificultad para caminar, ni siquiera usaba bastón, solamente me iba levemente hacia la derecha.
En la RM aparecieron unas manchitas blancas que me diagnosticaron como lesiones, cicatrices, esclerosis múltiples.

2º un estudio tan costoso, sólo podía tener una solución costosa, y así fue: la solución para las lesiones era aplicarme un incómodo tratamiento consistente en tres inyecciones semanales, costosísimo, repleto de efectos secundarios peores que el desequilibrio que presentaba entonces. Pero había algo más: el costosísimo tratamiento no curaba, sólo ralentizaba el progreso de una supuesta enfermedad llamada EM, cuya causa evolución y cura se desconoce.

Ante semejante panorama hice dos cosas: me negué a aplicarme el tratamiento y me zambullí en internet para ver qué era esto de la EM.
En internet descubrí que la EM era una institución: había grupos, foros, páginas de pacientes que contaban cómo evolucionaba (o involucionaba) su vida… ¡un negocio fabuloso para quienes cobraban las regalías!

Aquí fue cuando fui víctima del efecto nocebo: al conocer el tema y meterme de lleno en su problemática, a pesar de formar parte de “los rebeldes de la EM”, mis problemas de equilibrio aumentaron, necesité ayudarme con un bastón para caminar y comencé a sufrir fatiga y sensibilidad al calor (¡claro! ¡tanto leer!)

Me puse a buscar soluciones alternativas, abrí un blog, y el tema EM me fue llevando hasta hacerme una intervención quirúrgica mínimamente invasiva (flebografía) para descubrir que mi sistema circulatorio había provocado las lesiones en mi cabeza, estando un poco alterado a causa de una tremenda contractura cervical que pude mejorar gracias al masaje que empecé a hacer cuando tuve conocimiento de cuál era el origen de mi desequilibrio (contractura=lesiones=falta de equilibrio).

El efecto nocebo empeoró mi equilibrio pero el desequilibrio me llevó a informarme más respecto de las causas psíquicas, mentales, espirituales, anímicas, psicológicas, hasta que llegué al mismo efecto nocebo.

Y aquí estoy, pensando que estos tres años sólo han sido una pesadilla más (de tantas que tuve en 52 años) y digo: hasta aquí llegué con todo este tema de la EM, para mí ya fue. Revertiré el efecto nocebo y nocivo de tanta información sobre un tema que jamás me interesó y recuperaré el tiempo perdido.

No hay comentarios: