lunes, 16 de abril de 2012

EJERCICIOS PARA DESARROLLAR HABILIDADES MOTORAS



"Recuerde: el equilibrio es una habilidad motora", afirmó en una entrevista la doctora Moffat, profesora de terapia física en la Universidad de Nueva York. "Para mejorarla, uno tiene que ejercitar el equilibrio de la misma manera que se debe hacer para fortalecer los músculos y el corazón con la capacidad aeróbica."

La doctora Moffat señaló que el equilibrio tiene un doble aspecto: es estático cuando uno está parado y dinámico cuando nos movemos, como cuando caminamos o subimos escaleras.

Hay dos formas de mejorar el equilibrio. Los ejercicios que aumentan la fuerza del tobillo, de la rodilla y de los músculos de la cadera y los que mejoran la función del sistema vestibular del oído.

Al igual que pararse en una sola pierna, muchos de ellos pueden realizarse como parte de la rutina diaria. La doctora Moffat recomienda comenzar con los ejercicios de fortalecimiento y a medida que se mejora agregar el entrenamiento vestibular, haciendo algunos de ellos con los ojos cerrados.

Los ejercicios de sentarse y levantarse una o dos veces por día aumentan la fuerza de los tobillos, piernas y caderas, y ayudan al cuerpo a adaptarse a los cambios de posición sin marearse luego de haber estado sedentario durante largo tiempo.

Siéntese derecho en una silla firme (no se recueste contra el respaldo) con los brazos cruzados. Párese derecho y siéntese nuevamente tan pronto como pueda sin utilizar los brazos. Repita el ejercicio tres veces y ejercite hasta llegar a las 10 repeticiones.

Caminar con un pie detrás de otro, es un ejercicio que se puede realizar en cualquier momento, parecido a la forma en que caminan los niños pequeños sobre la barra de madera. Se hace mejor sobre una superficie firme, sin alfombra. Con los músculos del estómago y el mentón contraídos, coloque un pie delante del otro de manera que el talón del que está adelante casi toque los dedos del que está detrás. Camine 3 metros o más y repita el ejercicio una o dos veces por día. También trate de caminar en puntas de pie y luego sobre los talones para fortalecer los tobillos.

Otro ejercicio útil es dar pasos a los costados. Frente a una pared, dé un paso al costado con una pierna (luego acerque el otro pie a ella). Hágalo diez veces en cada dirección. Cuando ya maneje bien ese movimiento, trate un movimiento estilo baile que comienza con un paso al costado derecho. Luego cruce la pierna izquierda por detrás, vuelva a pisar hacia la derecha y cruce la pierna izquierda por delante. Repita 10 veces. Luego hágalo en la otra dirección.

Además, los movimientos lentos y continuos del tai chi, ese ejercicio popular chino, han demostrado en estudios científicos que mejoran el equilibrio y reducen el riesgo de caídas.

Jane E. Brody