sábado, 9 de junio de 2012

Diagnóstico erróneo de la esclerosis múltiple



Como la mayoría de los pacientes saben, el diagnóstico de la esclerosis múltiple no es tarea fácil. A pesar de las sofisticadas herramientas y técnicas diagnósticas, como la resonancia magnética, el análisis del líquido cefalorraquídeo y los potenciales evocados visuales y sensoriales, este diagnóstico tiene el camino del despistaje, lo que significa que otras enfermedades que tengan síntomas similares deben ser eliminadas antes de tener un diagnóstico concluyente de EM.

No hay ninguna prueba o pruebas que en definitiva establezcan si un paciente sufre de esclerosis múltiple o no. Hay indicadores muy sugestivos de EM, como las lesiones en el cerebro y / o en la médula espinal que se ven en las resonancias magnéticas, y bandas oligonales (O-bandas) en el líquido cefalorraquídeo, pero incluso la presencia de estos no garantiza que un diagnóstico de la esclerosis múltiple sea correcto.

Hay muchas enfermedades y afecciones que pueden confundirse con la EM, entre éstas se incluyen la enfermedad de Lyme, el síndrome de Hughes, la esclerosis lateral primaria, neuromielitis óptica, deficiencia de vitamina B12, y el lupus, por nombrar unas pocas.

También suele confundirse con una obstrucción venosa que puede deberse tanto a CCSVI como a SOT, donde generalmente se observa un reflujo sanguíneo:
La CCSVI se caracteriza por la presencia de estenosis, obstrucciones o bloqueos múltiples de las principales venas de drenaje sanguíneo extracraneal del sistema venoso cerebral y espinal. Las venas yugulares internas y ácigos con CCSVI presentan cambios significativos en la dinámica y/o morfología, con una alta incidencia de reflujo sanguíneo en venas extra e intracraneales, y pérdida de la regulación postural del flujo venoso cerebral.

El Síndrome del Opérculo Torácico (SOT) es una enfermedad provocada por una compresión del paquete neurovascular a nivel de uno o ambos espacios costo claviculares al emerger del toráx. Por lo mismo es caracterizada por un grupo heterogéneo de síntomas que individualmente pueden ser predominantemente neurológicos, y/o arteriales y/o venosos-

“Por desgracia, la tasa de error diagnóstico de la EM se aproxima a un 5% a 10%,, incluso para los profesionales de la salud con experiencia”. PK Coyle, Neurólogo.

No hay comentarios: